En el supuesto de que los costes de un procedimiento judicial sean elevados, podemos ofrecerle la posibilidad de la conciliación civil. Se trata de un medio del intento de solventar los conflictos surgidos entre las partes con intereses contrapuestos, mediante la búsqueda del acuerdo o consenso de las posiciones enconadas de las partes ante un tercero; dicho medio, es alternativo y previo a la interposición de una demanda civil. 

La principal ventaja es de carácter económico, y aún en el supuesto de no haberse encontrado una solución aceptada por las partes en conflicto, es decir, que termine sin acuerdo, el documento del acto nos servirá de prueba documental no impugnable.